JAMES PICKETT WESBERRY Jr >>>> PERSONAL WEBSITE

21st Century CAPITALISM - CAPITALISMO del Siglo XXI

Introduction to Jim Wesberry
GIVING THANKS
E-Magazines by Jim Wesberry
THE FALTERING EAGLE: Speech made in 1970
MIAMI KEYNOTE: Public Financial Management, 2016
CONFERENCIA: CONTROL INTERNO Y ÉTICA: ESTARÍAN PERTINENTES EN 2025?
CONFERENCIA 6a Conferencia de Auditores Ecuador: El Auditor Interno Frente sus Tres Mayores Desafios
CONFERENCIA CReCER 2015: Empresas Estales en Busca de Etica---State Enterprises in Search of Ethics
CONFERENCIA QUITO HONESTO: Ambiente Etico = Municipio Eficiente: Principios de Conducta Etica, 2014
DOCTORADO HONORIS CAUSA - UNIVERSIDAD INCA GARCILASO DE LA VEGA, LIMA, PERU - 2013
DECORATION BY THE PERUVIAN GOVERNMENT 1972
CONFERENCIA EN HUANUCO, PERU - El Auditor enfrenta la Erupcion de Corrup$ion del Siglo XXI -2013
CONFERENCIAS EN CHILE - 3 Mayores Desafios al Auditor Interno - 2012 - VIDEO y TEXTO
DOLLARCRACY ->>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>> $$$ COUNT.........PEOPLE DON'T
THE CONTINUING FINANCIAL CRISIS
GEORGIA CORRUPTION ON MY MIND
Personal Information
My Resume (in English)
Mi Curriculum Vitae (en español)
Technology Use in Fighting Corruption
ACTIVITIES & EVENTS INITIATED
The Top Quartile of Life
AMERICA IN DECLINE? The Life Cycle of a Great Power
ACCOUNTANCY & AUDITING: MY CHOSEN PROFESSION
SERVICE AS PAGE IN US HOUSE OF REPRESENTATIVES 1949-51
SPECIAL INVESTIGATOR OF CORRUPTION IN STATE GOVERNMENT 1959-60
LEGENDS: Georgians Who Lived Impossible Dreams
Wesberry v. Sanders, 376 US 1 Landmark US House Reapportionment Case
POLITICS - MY FIRST CAMPAIGN 1961
POLITICS - ELECTION TO GEORGIA STATE SENATE 1962
The Best Speech I Ever Made
Why I Quit the Georgia Senate
Activities in the Junior Chamber of Commerce
Contador Benemerito de las Americas (Most Meritorious Accountant of the Americas)
Articles from The Journal of Accountancy
My Credo
Media
Interview about Leadership
ACCOUNTABILITY - RESPONDABILIDAD
THE EVER GROWING, EVER STIFLING BUREACRACY
PONZIS and PIRAMIDES
THE NATIONAL DEBT
GRAPHIC DISPLAY OF US DEBT
CALCULATE YOUR DEBT LIABILITY
Fraud-Corruption-Bribery
Collusion Breaks Internal Controls
FORENSIC AUDITING --- AUDITORIA FORENSE
ETHICS
FRIENDSHIP - AMISTAD
Creencia - Belief
Think -------- Pensar
WOMAN -------------- MUJER
Dawn
Message to Garcia - Mensaje a García
THE GREATEST SPEECHES OF ALL TIME
Education
Interesting!
POEMS
ATLANTA, GEORGIA USA - MY HOME TOWN
WASHINGTON DC - MY OTHER HOME TOWN
PERU
ECUADOR
MEXICO
PHILIPPINES
COLOMBIA VS KLEPTOKAKISTOCRACIA: Presentación para el Día Internacional Anti-Corrupción 2011
LECTURE AT MANILA'S UNIVERSITY OF THE EAST: Integrity & Honor, Corruption & Dishonor VIDEO
MANILA LECTURES AT FAR EASTERN & SANTO TOMAS UNIVERSITIES: Good Governance and Social Responsibility
EFFECT OF 2008 GLOBAL CRISIS (JW presentation in English)
SEGUNDA GRAN DEPRESION 2010 (JW presentaciónes en español)
Speeches - English
More Speeches
Conferencias / Discursos - Espanol
Mas Conferencias / Discursos
Power Point Presentations
ANTI-CORRUPTION EVENTS & REPORTS
Favorite Links
Quotes by Jim Wesberry
Documents, Articles - Documentos, Articulos
Books Read
From the Past
Contact Me
Family Photo Album
Miscellaneous
Last Page

The Counterpart of 21st Century Socialism*
La Contrapartida del Socialismo del Siglo XXI*
 
State capitalism, for Marxists and heterodox economists is a way to describe a society wherein the productive forces are owned and run by the state in a capitalist way, even if such a state calls itself socialist. Within Marxist literature, state capitalism is usually defined in this sense: as a social system combining capitalism — the wage system of producing and appropriating surplus value — with ownership or control by a state apparatus. By that definition, a state capitalist country is one where the government controls the economy and essentially acts like a single giant corporation. There are various theories and critiques of state capitalism, some of which have been around since the October Revolution or even before. The common themes among them are to identify that the workers do not meaningfully control the means of production and that commodity relations and production for profit still occur within state capitalism...In more modern sense, state capitalism is a term that is used (sometimes interchangeably with state monopoly capitalism) to describe a system where the state is intervening in the markets to protect and advance interests of Big Business. This practice is in sharp contrast with the ideals of bothfree market and laissez-faire capitalism...Wikipedia
 

El concepto de "capitalismo de Estado" se ha utilizado generalmente...como analogía a alguna característica de la definición de capitalismo liberal, como sistema en el cual el sector de los poseedores de bienes de capital que aprovechan el mayor valor vital del recurso, es intervenido por el poder político con el fin de apropiarse del rol de "capitalista" en mayor o menor medida, o de favorecer a determinado sector económico evadiendo o suprimiendo en algún nivel la libre competencia y la libre empresa.

Esta definición negativa del "capitalismo" choca con aquella positiva que considera al capital como dependiente del trabajo y cuya función productiva está orientada de forma cooperativa a los intereses del consumo privado de los asalariados. Dentro de este último enfoque las empresas estatales no dependen de fomentar la utilidad del capital mediante el intercambio voluntario de recursos externos ya que se apropiarían coactivamente de los mismos junto con el trabajo, y por ende perderían así el carácter de capitalistas...Wikipedia

* Ver mas abajo.

Crisis, globalización y capitalismo de estado

...la crisis financiera y la aparente responsabilidad que le cabe a Estados Unidos, asegurará el crecimiento del capitalismo de estado en los próximos años. El arco de su trayectoria dependerá de una cantidad de factores: cualquier debilitamiento de la fe occidental en el poder del mercado libre, la capacidad de la administración Obama para poner en marcha el crecimiento de Estados Unidos, la capacidad de los gobiernos que dependen de la exportación de petróleo para aguantar la caída del precio, la capacidad del partido comunista chino para crear trabajo, y docenas de otros factores. Mientras tanto, empresarios e inversionistas deben admitir que la globalización ya no es el paradigma económico internacional indiscutido, y que la política tendrá por muchos años un impacto profundo en el comportamiento de los mercados.

STATE CAPITALISM AND THE CRISIS >>> The global recession has accelerated the trend of state involvement in markets as governments around the world spend billions to stimulate growth and bail out vulnerable domestic industries and companies...State capitalism is an economic system in which governments manipulate market outcomes for political purposes. Governments embrace state capitalism because it serves political as well as economic purposesnot because its the most efficient means of generating prosperity. It puts vast financial resources within the control of state officials, allowing them access to cash that helps safeguard their domestic political capital and, in many cases, increases their leverage on the international stage. But state capitalism also stems the rise of globalization, because to varying degrees it hampers the flow of ideas, information, people, money, goods, and services within countries and across international borders...The worlds 13 largest oil companies, measured by the reserves they manage, are now controlled by governments... Across a broad range of economic sectors, China and Russia are leading the way in the strategic deployment of state-owned enterprises, and other governments have begun to follow their lead. In defense, a growing number of emerging-market governmentspower generation, telecom, metals, minerals, and aviationnot content with simply regulating markets, are moving to dominate them. (Free registration required).

Neither the logic of Marxian theory 
nor research into concrete histories 
of countries . . . 
supports the collapsing of reform 
and revolution 
into one another . . . 
Suppose that a state in capitalist society 
is so changed that not only does it 
extend its subsumed class position 
to become the owner of all 
formerly privately owned 
means of production, 
but it also takes over the 
capitalist fundamental class process 
of producing surplus labor. 
The state would then be both the 
direct receiver of produced surplus labor 
(in state industrial enterprises) 
and the subsumed class receiver 
of distributed shares of that surplus labor 
(in state nonindustrial enterprises). 
Individuals located in such 
different enterprises of the state 
would then play the different 
roles of industrial capitalists 
and occupants of various 
subsumed class positions. 
Payments would flow among them 
in ways perfectly analogous with 
those among capitalist directors and managers 
within and between private enterprises 
in a United States-type capitalist society.

                 ---Stephen A. Resnick and Richard D. Wolff, Knowledge and Class(1987)

GLOBAL TRENDS: For the most part, China, India, and Russia are not following the Western liberal model for self-development but instead are using a different model, “state capitalism.”  State capitalism is a loose term used to describe a system of economic management that gives a prominent role to the state.  Other rising powers—South Korea, Taiwan, and Singapore—also used state capitalism to develop their economies.  However, the impact of China following this path is potentially much greater owing to its size and approach to “democratization.

A new force in global finance

 

Across Asia, Russia and the Middle East, governments are using their rising economic power in new ways.

Sovereign wealth funds from the Gulf, Asia and elsewhere are buying stakes in ailing Wall Street investment banks; natural resources are falling under the control of the state; and in Russia and China there is an emphasis on economic nationalism. 

To some, these developments are a sign that the era of free markets, privatisation and deregulation unleashed in the 1980s is giving way to a world in which governments use their economic strength to buy strategic assets or exert global influence...

State Capitalism Comes of Age

 The End of the Free Market? 

 

Across the United States, Europe, and much of the rest of the developed world, the recent wave of state interventionism is meant to lessen the pain of the current global recession and restore ailing economies to health. For the most part, the governments of developed countries do not intend to manage these economies indefinitely. However, an opposing intention lies behind similar interventions in the developing world: there the state's heavy hand in the economy is signaling a strategic rejection of free-market doctrine.

Governments, not private shareholders, already own the world's largest oil companies and control three-quarters of the world's energy reserves. Other companies owned by or aligned with the state enjoy growing market power in major economic sectors in the world's fastest-growing economies. "Sovereign wealth funds," a recently coined term for state-owned investment portfolios, account for one-eighth of global investment, and that figure is rising. These trends are reshaping international politics and the global economy by transferring increasingly large levers of economic power and influence to the central authority of the state. They are fueling the large and complex phenomenon of state capitalism...

Whether free-market capitalism will remain a viable long-term alternative will depend in large measure on what U.S. policymakers do next. Success will depend not just on making good economic policy calls but also on continuing to make the overall U.S. brand compelling. Washington must preserve the United States' huge comparative advantages in hard power -- an area in which the United States still outspends China ten to one and outspends all the other states of the world put together -- and soft power, which the Obama administration has, so far, improved by enhancing the United States' image worldwide.

State capitalism will not disappear anytime soon. Throwing up walls meant to deny access to U.S. markets will not change that. Instead, profiting from commercial relations with state capitalist countries is in the United States' near-term economic interests. For the sake of the United States' and the world economy's long-term prospects, defending the free market remains an indispensable policy. And there is no substitute for leading by example in promoting free trade, foreign investment, transparency, and open markets, in order to ensure that the free market remains the most powerful and durable alternative to state capitalism.

SAFE, State Capitalist?

One of the questions raised by the expansion of sovereign wealth funds – back when sovereign funds were growing rapidly on the back of high oil prices and Asian countries’ increased willingness to take risks with the reserves – was whether sovereign funds should best be understood as a special breed of private investors motivated by (financial) returns or as policy instruments that could be used to serve a broader set of state goals. Like promoting economic development in their home country by linking their investments abroad to foreign companies investment in their home country. Or promoting (and perhaps subsidizing) the outward expansion of their home countries’ firms.

Perhaps that debate should be extended to reserve managers?

Jamil Anderlini of the FT reports that China now intends to use its reserves to support the outward expansion of Chinese firms. Anderlini:

Beijing will use its foreign exchange reserves, the largest in the world, to support and accelerate overseas expansion and acquisitions by Chinese companies, Wen Jiabao, the country’s premier, said in comments published on Tuesday. “We should hasten the implementation of our ‘going out’ strategy and combine the utilisation of foreign exchange reserves with the ‘going out’ of our enterprises,” he told Chinese diplomats late on Monday...

El socialismo del siglo XXI
por Aleksandr Vladimirovich Buzgalin
(primer libro sobre este tema, 160 paginas en ruso y español, texto no disponible en el Internet))
 
ANOTACION: Este libro está dirigido al amplio círculo de personas que aprecian los valores de la democracia y del socialismo, que buscan vías de renovación de la teoría socialista y comunista, pero también es de gran interés para todos los interesados en comprender los problemas relacionados con la actual crisis del sistema socialista mundial. En el libro se exponen en forma clara y concisa las causas objetivas y subjetivas del fracaso de los sistemas socialistas en la Unión Soviética y en los países de Europa del Este; se analizan las diversas búsquedas de modelos teóricos que permitan a la humanidad superar el estado actual de enajenación e injusticia, de nuevas estrategias para responder a los retos del tercer milenio. En otras palabras, el autor trata de hallar nuevas respuestas a las viejas preguntas: &icuest;En qué consiste la esencia de la crisis de la sociedad burguesa contemporánea y cuáles son las condiciones objetivas y subjetivas del socialismo? &icuest;Es la revolución o la reforma la vía óptima hacia la nueva sociedad? &icuest;Es posible el avance de un solo país hacia el socialismo? &icuest;Cuál es la fuerza motriz principal de las transformaciones socialistas?

Este libro no es un trabajo acabado. Por el contrario, es un objeto de crítica, es un resultado parcial en la larga búsqueda de una nueva teoría y de nuevas estrategias para el movimiento comunista en el siglo XXI.
_________________________________________________________
 
Prefacio

El Autor escribió estas líneas en unas circunstancias más que inusuales: en enero del año 2000, en Cuba, sentado en el balcón de una antigua casa a cincuenta metros del océano...

La razón para que salieran a la luz estas pocas páginas fue el cortés asentimiento del científico cubano Dr. Pedro Luis Sotolongo. Espero que este libro sea publicado en Cuba y, quizás, también en algún otro lugar, pues actualmente casi una quinta parte de la población mundial habla español...

Este prefacio, sin embargo, lo dirijo ante todo a los cubanos.

Para mi generación, Cuba es mucho más que un pequeño país en el ámbito marino del Caribe. Es un símbolo de la posibilidad de vencer en la lucha por el socialismo en una pequeña isla ante las mismas narices de EE.UU., el gendarme mundial del siglo XX (y, por lo visto, de los inicios del XXI). Es un símbolo del romanticismo, de la creación, de la alegría, de la juventud.

En el invierno (o "verano", como este Autor quisiera, sinceramente, escribir: sol, palmas, un cálido océano, la no obligatoriedad del saco y de la corbata incluso para una reunión en el CC del PCC) del 2000, Cuba, por supuesto, estaba algo diferente. El continuado bloqueo de EE.UU. y, principalmente, la traición por parte de los poderes rusos (y escribo esto con amargura y dolor), han incidido en extremo negativamente en la economía, en la calidad de vida en Cuba, en sus posibilidades de avanzar por el camino del socialismo. Comprendemos esto como ningún otro y por ello nosotros, científicos socialistas y comunistas, nos dirigimos a ustedes, ciudadanos de Cuba, con un grito salido del alma: no repitan nuestros trágicos y criminales errores, intenten (si se los permiten las condiciones objetivas) marchar por este delgado filo de la navaja, utilizando casi la única de mil oportunidades para avanzar por el camino del socialismo, elevando la eficiencia de la economía y, lo más importante, formando activamente al nuevo hombre libre, creador.

* * *

La primera lección de la desmoronada URSS está relacionada, por lo visto, con que no valoramos suficientemente la profundidad de la putrefacción pequeño-burguesa tanto de la mayoría de la población como de la cúpula del PCUS. La construcción del "socialismo desarrollado" estuvo abanderada por la agudización de dos poderosísimas contradicciones.

Desde abajo surgió un conflicto entre el "déficit económico" y las aspiraciones de una población con proclividad al pancismo, al crecimiento del consumo utilitario: creamos una mezcla monstruosa, una "sociedad de consumo" sin... objetos de consumo. En pocas palabras (y, por consiguiente, sin mucho rigor científico) yo diría: a la URSS la mataron las filas.

Arriba la descomposición era aún más fuerte. Una nomenclatura que se había separado de los trabajadores, no controlada por ellos, se convirtió en un estamento aislado (a semejanza de una aristocracia feudal), que vivía encerrada en sí misma, que usufructuaba enormes privilegios, que dirigía al país principalmente con el objetivo de fortalecer su poder, pero (debido a su burocratismo) de manera en extremo ineficiente. Y si la vieja generación de la nomenclatura aún estaba atada por algunos"prejuicios", en cambio los jóvenes de rango medio (del tipo de Gaidar y compañía) de la nomenclatura crecieron extremadamente cínicos. Soñaban con cambiar el poder por la propiedad y por el capital, en ello estaba su interés objetivo y subjetivo (como capa particular de una nomenclatura mezquina). Tenían que traicionar al socialismo, y lo traicionaron.

He aquí por qué, repito, la primera causa del derrumbe de la URSS y de los retoños de socialismo en nuestro país (el callejón sin salida del "socialismo-gulash") fueron la índole pequeño-burguesa y el conformismo de la mayoría de la población, y como un alter ego de ello, la transformación de la dirección del PCUS, del estado, en una nomenclatura aislada de los trabajadores, como consecuencia de su deformación pequeño-burguesa y de su aspiración al trueque de privilegios semilegales y de poder usurpado por propiedad y capital reales.

Por qué se dio dicha situación en la URSS es una cuestión muy compleja. Yo intenté dar una respuesta proponiendo la hipótesis del "socialismo mutante", desarrollada en este libro. Ahora subrayo: ante los camaradas cubanos está planteado un complejísimo problema (y, por lo que parece, están completamente conscientes de ello), que recuerda al que se le planteaba a la URSS en el período de la NEP, cuando al país, después de una destrucción monstruosa, y en condiciones de aislamiento internacional, le era necesario avanzar hacia el socialismo. El problema consiste en &icuest;cómo permitir el desarrollo objetivamente necesario del mercado (y, por lo tanto, el desarrollo de la polarización social, del fetichismo mercantil, de la aspiración de la población a la propiedad privada y al consumo utilitario), y, además, garantizar una dirección profesional y eficiente (en todas partes, en los hoteles, en las empresas, en el estado) y conservar el socialismo?

Nosotros no pudimos resolver ese problema; primero la NEP se deformó hacia el estalinismo, después el estancamiento briezhneviano acabó en el "yeltsinismo".

&icuest;Cómo evitar nuestros criminales errores? Me arriesgo a proponer no un consejo (no tenemos una buena base para dar consejos), sino una hipótesis.

* * *

La segunda lección del derrumbe de la URSS consiste, desde mi punto de vista, en que buscamos los fundamentos del éxito del socialismo allí dónde no se debía, vinculándolos a la propiedad estatal, a la planificación estatal, al poder de la cúpula del PCUS, en esencia (tanto en teoría como, principalmente, en la práctica), las bases reales del socialismo en la URSS fueron asfixiadas: la creatividad viva del pueblo(teóricamente yo la llamaría la `creatividad social asociada') y una democracia de base (desde abajo) que se desarrollara hasta la autogestión. Las llaves de la victoria del socialismo no son la ausencia de poder ni la anarquía; no son la dictadura de la nomenclatura ni el totalitarismo ideológico, sino la autoorganización desde abajo y el poder popular.

Si amplias capas de ciudadanos, de hecho, participan constantemente en la contabilidad, en el control, en la toma de decisiones en todos los niveles (desde las brigadas y las distinciones honoríficas, hasta el país como un todo), incluyéndose en la actividad social de las organizaciones de mujeres, sindicales, etcétera, entonces los ciudadanos, en la práctica, se sentirán dueños de su país y ése es el único antídoto contra la deformación pequeño-burguesa.

En relación con esto, no puedo no subrayar que no se puede crear y mantener el socialismo exclusivamentecon ayuda del entusiasmo; pero sin entusiasmo, sin optimismo creativo por parte de la mayoría de los trabajadores, llenos de una alegre y vital energía de innovación social (la construcción de ciudades y la creación de nuevas formas de vida social), sin la inclusión masiva en la cultura, el socialismo no puede ni nacer ni vivir. Si existe este optimismo en la sociedad, nadie vencerá sus tendencias socialistas. Si esta energía se apaga, el socialismo se asfixia, incluso en condiciones favorables.

Es más, el ser partícipe de la creación conjunta de su vida (en asociaciones abiertas voluntarias y no formal-burocráticas, como en la URSS, lo que por cierto es especialmente importante) despierta en el hombre la atracción hacia la auténtica cultura, hacia la educación, genera una demarcación respecto a la cultura de masas (acoto entre paréntesis un aspecto muy importante: la cultura de masas es uno de los enemigos más peligrosos del socialismo, pero no se la puede prohibir; sólo se la puede expulsar por la vía (1) de la formación de la necesidad popular de una auténtica cultura (mediante la inclusión en la dirección, etcétera) y (2) del apoyo socio-estatal a esa auténtica cultura, especialmente prestando atención a todos los talentos, a los cuáles hay que querer y mimar como a un don de envergadura nacional).

La democracia y la autogestión de base (en el libro se detalla más el contenido de estos conceptos), el control y la contabilidad desde abajo, la ausencia de privilegios y de ventajas en la dirección del partido y del estadoson, junto con aquello, condiciones absolutamente necesarias (aunque no las únicas) para evitar la separación del pueblo y el poder y la traición por tal poder a la causa de la construcción del socialismo.

Finalmente, sólo la creatividad social asociada (la posibilidad de autorrealización en una gran causa), democrática y voluntariamente organizada, que exige además un alto nivel de cultura y que proporciona respeto general por parte del pueblo, puede crear en la juventud el interés en la continuación de las transformaciones socialistas, crear inmunidad contra el consumismo y el acaparamiento.

* * *

La tercera lección del colapso de la URSS está vinculada directamente con las dos primeras: la creatividad social puede convertirse en una antítesis de la deformación pequeño-burguesa sólo cuando se basa en una alta eficiencia de la economía sin tornarse en una dictadura estalinista, en tarjetas de racionamiento y en una subordinación extra-económica (del tipo de los GULAGs, de la colectivización forzada, de la inscripción obligatoria, etcétera) de los trabajadores. Es un axioma. La cuestión está en cómo garantizar esto. El reinado del neoliberalismo al final del siglo XX generó el fundamentalismo del mercado; los relativos éxitos de las reformas en China convirtieron a casi todos los partidarios del socialismo en partidarios del mercado.

La experiencia del sistema socialista mundial (especialmente en Polonia, Hungría y otros países) muestra, mientras tanto, que el mercado es un mecanismo económico que está lejos de ser indiferente a los objetivos sociales; constituye un sistema particular de relaciones sociales en mucho contrario a los valores socialistas (la competencia, el aislamiento y la "privatización" del hombre, el fetichismo de la mercancía y del dinero, la diferenciación social, etcétera) y en sí mismo orgánicamente, debido a sus leyes internas, es generador de capitalismo.

Al mismo tiempo, los mecanismos post-mercado de coordinación (desde la contabilidad y el control popular generalizado, hasta la planificación y la autogestión democráticas) pueden ser utilizados, como mostró nuestra experiencia, sólo allí y cuándo, dónde y en tanto haya para su desarrollo una base material y social suficiente; dónde y cuándo garanticen una mayor eficiencia económica, y principalmente, social. De lo contrario, se deforman en centralismo burocrático y en voluntarismo. Marchar por el filo de la navaja entre la deformación del mercado y el burocratismo del plan. He aquí la tarea que nosotros no pudimos resolver.

Habiendo comprendido que el mercado es sólo uno de los medios necesarios (hasta cierta medida) --y, por cierto, muy peligroso si se sobrepasa esa medida--, es extremadamente importante determinar los objetivos y las prioridades de la estrategia. La URSS sólo en los años 20 y a finales de los 50-principios de los 60 pudo "apresar en sus velas el viento de la historia", apostando a un desarrollo aventajante (primero la electrificación y la revolución cultural, después la ciencia y la educación) orientado hacia una ofensiva en el sector más avanzado.

Ahora tal sector es el de las tecnologías informáticas y médico-microbiológicas y también la educación continuada, orientada al desarrollo de las capacidades innovadoras del hombre. Puede ser que esto parezca una ilusión romántica, pero al autor, durante sus cortos encuentros en Cuba (a pesar de lo limitado de la información que obtuvo) le pareció que este país tiene una oportunidad de realizar semejante estrategia. Esto es tanto más posible, cuánto que un salto hacia el futuro de nuestros camaradas cubanos, puede inspirar una ayuda desinteresada de miles de científicos --en Rusia y en otros países-- que simpaticen con el socialismo y estén dispuestos a usar su talento trabajando gratis o por centavos, pero para una causa realmente grandiosa.

Y tal ofensiva hacia el ámbito post-industrial (con toda su dificultad de realización) es, precisamente, casi la única oportunidad para los países de "la periferia" (y Rusia también, actualmente, se convierte aceleradamente en tal tipo de estado), de escapar del gueto del atraso; y para Cuba, de superar (aunque ello pueda parecerle paradójico a los no familiarizados con ella) el déficit de carne y de leche, de energía y de automóviles. Y sin librarse del déficit --lo repito una y otra vez-- no es posible avanzar por el camino de la creación socialista.

* * *

Mucho, mucho, de lo que quisiera expresar para advertir a los amigos para que no tropiecen con una piedra que les rompa la cabeza, no debe ser objeto de tratamiento en un prefacio. De todos modos no puedo no recordar dos aspecto más.

El primero: no se debe subvalorar el peligro del nacionalismo y del racismo. Esta plaga, casi inadvertible en condiciones normales, con la velocidad del rayo se transforma en una pandemia tan pronto como se debilita la inmunidad de la sociedad y la lucha enfocada contra ella. En condiciones de crisis de la sociedad el pancista se convierte con la velocidad de un relámpago en un racista nacionalista.

El segundo: el socialismo, a fines del siglo XX, perdió con el capitalismo incluso en el terreno de la teoría. Sin jugar hasta el final este "partido"; sin dar una explicación --suya-- más precisa, con mayor perspectiva, de las leyes del actual mundo global, que las elaboradas por el liberalismo burgués y por el post-modernismo. Sin repensar dialécticamente (de manera positiva, que conservara lo positivo) y criticando al marxismo, sin crear una teoría del socialismo del siglo XXI, marcharemos como a ciegas, por el método de pruebas y errores y... perderemos.

Y es aquí precisamente que Cuba --un país que no ha abjurado de las ideas del socialismo-- podría desempeñar el papel de centro de atracción y de acumulación del trabajo teórico de los socialistas y comunistas del mundo, contribuyendo a nuestros diálogos teóricos con su autoridad como sociedad que luchaen la práctica por el socialismo.

* * *

Y por último: esta edición y este prefacio contienen algunas correcciones no incluidas ni en la edición rusa (1996), ni en la japonesa (1998). Tengo la esperanza, repito, que ella esté dirigida a lectores no sólo de Cuba, sino también de España y de los países de América Latina, decenas de países dónde es bastante intenso el movimiento de izquierda. Si este libro, aunque sea en algo, muestra ser útil, interesante para ustedes, les estimula a polemizar, el autor estará verdaderamente feliz.

Espero vuestras críticas y observaciones.

Guanabo (Cuba)

Enero 20 del 2000

--------------------------------------------------------------------------------------------------------

INDICE

La crisis de la práctica y de la teoría del socialismo

El futuro comunista nace hoy

 

§ 1.

El comienzo del tercer milenio y las premisas del comunismo: la humanidad en el camino hacia una nueva calidad de la producción social

 

§ 2.

El comienzo del tercer milenio y las premisas del comunismo: las contradicciones de la enajenación y las perspectivas de la liberación del trabajo

 

§ 3.

El comienzo del tercer milenio y las premisas del comunismo: la globalización de las contradicciones de la comunidad mundial y las premisas de un nuevo internacionalismo

 

§ 4.

El comienzo del tercer milenio: rasgos básicos del comunismo naciente

El socialismo: contradicciones, fuerzas motrices y estrategia de transformaciones

 

§ 1.

El socialismo como época de transición

 

§ 2.

La base social y las fuerzas motrices de las transformaciones revolucionarias

 

§ 3.

La estrategia de las transformaciones socialistas: tareas y medios de solución

Rusia en el mundo post-"socialista": las condiciones objetivas y la estrategia de lucha por el socialismo

 

§ 1.

Desde el socialismo mutante hacia el capitalismo mutante: la esencia y el contexto global de las transformaciones en los países post-"socialistas"

 

§ 2.

Rusia: la especificidad de los procesos de transformación y los escenarios del futuro

 

§ 3.

La izquierda democrática de Rusia: orientaciones programáticas.

 

§ 4.

Clasificación de las fuerzas de izquierda en Rusia y las tareas inmediatas de los partidarios de la renovación comunist

.

EL SOCIALISMO DEL SIGLO XXI

por Heinz Dieterich Steffan

(Segundo libro sobre el tema)

"Con la recesión mundial, las consecuencias económicas del capitalismo actual para los países neocoloniales quedan aún más claras: sus economías se vuelven estructuralmente inviables y desaparecen como sujetos nacionales de la historia mundial." (Haz clic para leer el libro completo, 75 paginas en PDF).

Whenever you find you are on the side of the majority, it is time to pause and reflect

                     --- Mark Twain

We have never observed a great civilization with a population as old as the United States will have in the twenty-first century; we have never observed a great civilization that is as secular as we are apparently going to become; and we have had only half a century of experience with advanced welfare states...Charles Murray

Kella
img1140.jpg
This is a personal website containing personal information and some news and  personal opinions on certain issues affecting democratic governance of interest to me and my friends, associates and seminar participants. The financial information, charts, etc., consist of items I find interesting. Draw your own conclusions from it.
Copyright Notice: In accordance with Title 17 U. S. C. Section 107, any copyrighted work on this website is distributed under fair use without profit or payment to those who have expressed an interest in receiving the included information for nonprofit research and educational purposes only. Ref.: http://www4.law.cornell.edu/uscode/17/107.html

Bookmark and Share